Pollo Cuk al horno, regado con vino blanco D.O. Rías Baixas

Os proponemos una receta que resalta las cualidades jugosas, tiernas y sabrosas del pollo Cuk. Una forma fácil a la vez que ligera de cocinar, que nos ayudará a mantener un alto nivel de energía y un peso saludable, con lo mejor de la granja en vuestra mesa.

La carne de pollo es muy fácil de digerir y, por su versatilidad en el modo de cocinado, es un alimento muy adecuado en dietas de control de peso.

En general, el pollo es una de las carnes más magras, y con  gran contenido en vitaminas y minerales. Especialmente, el pollo Cuk destaca entre el resto de aves gracias a las características de su alimentación a base de vegetales y cereales, lo que lo convierte en una de las mejores opciones para asegurarnos aporte de proteínas de alto valor nutritivo.

Es un ave baja en grasa y calorías, lo que la hace ideal para el mantenimiento de peso, contribuye al crecimiento y al desarrollo muscular, así como a la mejora del sistema inmune y a la prevención de la pérdida ósea.

Es un alimento que se presta a multitud de preparaciones y acompañamientos, pero hemos de tener en cuenta que el método de cocinado influye en la cantidad de grasa y, por tanto, de calorías finales de nuestro plato.

Ficha técnica

Raciones: 8

Tiempo de elaboración: 75 - 80 minutos

Dificultad: Baja

Calorías por ración: 450kcal

Alérgenos: Sulfitos, glicoproteínas. Leche y huevos (posibles trazas ocultas en el vino).

Ingredientes para elaboración del pollo Cuk:
  • 1 pollo Cuk (2 kg aprox)
  • 4 dientes de ajo
  • 1 ramita de perejil
  • sal
  • 2 cebollas pequeñas o 1 grande
  • 1 limón
  • 100 g de jamón serrano en lonchas
  • 1 cucharada de romero molido
  • 1 cucharada de tomillo molido
  • ½ vaso de vino blanco D.O. Rías Baixas
  • ¼ vaso de aceite de oliva virgen extra
Ingredientes para la guarnición:
  • 1 calabacín
  • 3 zanahorias grandes o bien 8 Baby
  • 2 cebolletas

 

A tener en cuenta:
  • Usaremos una pieza de pollo Cuk entera, preparado limpio para asar.
  • La cocción se debe hacer lentamente y respetando el tiempo indicado.
  • Trabajaremos con el horno a temperatura de 170º, ya que hablamos de una carne muy jugosa y tierna, que queremos que mantenga todo su sabor y nutrientes, aprovechando así la alta calidad de la materia prima.
  • Podemos elaborar la receta sin el jamón serrano, usando las rodajas de limón simplemente.
  • Lo ideal para la cocción en el horno es una fuente que incorpore rejilla superior y bandeja inferior donde se deposite todo el jugo que va soltando la carne. Con este modo de cocinado, conseguimos que una carne tan característica como la del pollo Cuk no se seque y mantenga todo el sabor. Conseguiremos, además, que se forme una corteza extraordinaria.

Paso a paso:
  1. Machacamos en un mortero los dientes de ajo, el perejil y la sal.
  2. Embadurnamos el pollo por dentro y por fuera con la mezcla.
  3. Cortamos el limón en rodajas finas y lo introducimos, junto con media loncha de jamón serrano, por debajo de la piel, en la pechuga, muslo y parte central del pollo.
  4. Mezclamos en un bol el vino D.O. Rías Baixas, el aceite, el romero, el tomillo y un vaso de agua. Reservamos.
  5. Por otro lado, añadimos la cebolla cortada en juliana sobre una bandeja. Sobre la bandeja tendremos una rejilla en la que colocamos el pollo entero.
  6. Regamos el pollo con la mitad de la mezcla del líquido y las especias.
  7. Introducimos la bandeja en el horno, previamente calentado a 170º, y lo tendremos 1 hora aprox. A mitad de cocción, añadimos la mezcla restante sobre el pollo. Y lo retiraremos del horno cuando veamos que está totalmente dorado.
  8. Mientras se cocina el pollo al horno, aprovecharemos para la elaboración de la guarnición. Pelamos las zanahorias y las cebolletas. Cortamos en rodajas el calabacín y las cebolletas, y las zanahorias en bastones.
  9. Incorporamos las verduras a una olla de vapor, en la que pondremos en el fondo un poco de agua. Cocinando de esta manera, mantendremos el sabor característico de cada verdura, sin perder ningún nutriente. Y dejamos que se cocinen unos 8-10 min. Si nos gustan las verduras al dente, podemos retirarlas un poco antes.
  10. Una vez listo nuestro pollo, a la hora del emplatado, escogemos el trozo de la parte que más nos guste y lo acompañamos con las verduras al vapor. Completando un plato único en cuanto a sabor y valor nutricional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *